viernes, 31 de octubre de 2008

Kiwi, propiedades medicinales



¿Sabía usted que el kiwi contiene minerales, protege al corazón y la piel, fortalece el sistema inmunológico, mejora la digestión, previene el cáncer y colesterol alto y retrasa el envejecimiento celular? Es posible que su respuesta sea no, por lo que le invitamos a que siga leyendo y descubra más de este sorprendente fruto.

De origen chino, su popularidad se extendió a diversos rincones del mundo, siendo el primero Nueva Zelanda, país donde adoptó el nombre con el que actualmente se le conoce gracias al ave nativa cuyo curioso plumaje semeja a las “vellosidades” del citado fruto, además de que éste es también su alimento básico. A su vez, hoy día su cultivo se concentra principalmente en países de clima mediterráneo como Italia, Francia, Estados Unidos, Chile y Argentina.

Perteneciente a la familia de las actinidias, el kiwi procede de enredadera que puede alcanzar altura aproximada de 4 metros, cuyos frutos pesan aproximadamente entre 50 y 90 gramos, poseen forma ovalada con piel marrón cubierta por fina pelusa que encierra en su interior la pulpa verde brillante y diminutas semillas negras comestibles dispuestas en torno al corazón amarillento; su sabor dulce y ligeramente ácido recuerda la mezcla de durazno, fresa y melón con suave y jugosa textura.

Existen más de 400 variedades, de las cuales destacan:
Hayward. Es la especie verde más conocida y solicitada en el mercado (presente de octubre a mayo); su peso puede llegar hasta 100 gramos y tiene exquisito sabor e inmejorable calidad.

Gold. Es el tipo dorado, resultado de diversos cruzamientos hechos en Nueva Zelanda. Se cosecha de mayo a noviembre y su piel, de color oro oscuro, no está recubierta por pelusa. La pulpa ofrece atractivo matiz amarillo y su sabor es dulce, con ligero toque cítrico; el aroma recuerda a mezcla de mango, melocotón y melón.

Hallazgos recientes
El kiwi está compuesto principalmente por agua, así que es poco calórico (54 calorías por cada 100 gramos), pero esto no es tan significativo como los resultados de cierta investigación conducida por científicos de la Universidad de Oslo, Noruega, la cual ha demostrado que comer 2 ó 3 piezas al día otorga los mismos beneficios que tomar una tableta de ácido acetilsalicílico para mejorar la salud del corazón, ya que ayuda a adelgazar la sangre, reducir la formación de coágulos y disminuir la grasa causante de bloqueos (colesterol).

A su vez, análisis realizados por la Universidad de Rutgers, en el Reino Unido, demuestran que su ingestión cotidiana puede proveer importante protección contra varios tipos de cáncer (esófago, boca, estómago, seno, pulmón y páncreas). Asimismo, en esta prestigiada casa de estudios el Dr. Paul Lachance evaluó varias frutas para determinar cuáles aportan mayor valor nutritivo, encontrando que entre los 27 de mayor consumo el kiwi es de lo mejor, ya que contiene:

Vitamina C. Una pieza cubre las necesidades diarias de adultos y niños, pues supera las propiedades de la naranja, defendiendo además al organismo de posibles infecciones (resfriados, gripe) y favoreciendo la absorción de hierro, por lo que previene de anemia y conserva en buen estado huesos y vasos sanguíneos.

Potasio. Controla la actividad del corazón y trabaja con el sodio para mantener el equilibro de fluidos en el cuerpo.

El fruto referido posee este mineral (450 miligramos) superando al plátano (370 miligramos).

Magnesio. Se relaciona con el funcionamiento del intestino, nervios, músculos, huesos y dientes.
Vitamina E. Potente antioxidante que protege a las células del proceso de envejecimiento, reduce el riesgo de padecer enfermedades del corazón y cáncer.

Ácido fólico. Colabora en la producción de glóbulos rojos y blancos, por lo que su carencia puede contribuir a algunos problemas de anemia, siendo de especial importancia durante el embarazo, protegiendo contra defectos de nacimiento.

Luteína. Antioxidante que puede reducir el riesgo de degeneración macular relacionada con la edad avanzada. En reciente estudio se encontró que las propiedades del kiwi están por encima de las espinacas y todas las demás frutas y verduras, excepto el maíz amarillo, en su contenido de este elemento.

Fibra. Este fruto es excelente fuente de fibra dietética, en forma tanto soluble (la cual desempeña función protectora en enfermedades del corazón y diabetes) como insoluble, misma que ayuda a prevenir estreñimiento, diverticulitis y hemorroides


Hierbas medicianles Terapias alternativas Productos organicos hipnoticos calmantes laxantes cicatrizantes sedantes diureticos te antiglicemia relajantes cuidados de la miel endorfinas polen miel soja fitoestrogenos astrigentes Para la memoria Estimulantes afrodisiacos Energizantes

miércoles, 29 de octubre de 2008

Jengibre, propiedades medicinales


El jengibre puede ser usado no sólo como vegetal, como especia, sino también puede ser usado como medicina. Según la medicina china, el jengibre entra en los canales energéticos de los pulmones, bazo, estómago..

Según investigadores farmacológicos, el jengibre tiene funciones anti envejecimiento y funciones de resistencia a la oxidación, y puede estimular la secreción de jugos gástricos, y promover la digestión.

El jengibre es excretado por los riñones, por lo tanto quienes tienen enfermedades del riñón no deberían usarlo.

El sabor del jengibre es picante, y ayuda en la dispersión del resfrío, esputo, y para detener la tos. Es apropiado para enfermedades de naturaleza fría, y no puede ser usado para enfermedades de naturaleza cálida.

Cocinar junto jengibre y azúcar negra y tomarlo mientras aún está caliente, puede ser usado después que uno contrajo un resfrío. Después de sudar, la enfermedad será curada.





Hierbas medicianles Terapias alternativas Productos organicos hipnoticos calmantes laxantes cicatrizantes sedantes diureticos te antiglicemia relajantes cuidados de la miel endorfinas polen miel soja fitoestrogenos astrigentes Para la memoria Estimulantes afrodisiacos Energizantes

martes, 28 de octubre de 2008

Quinoa Real el cereal de moda


Contiene el doble de proteínas que los cereales habituales, menos carbohidratos, vitaminas del grupo B, muchos minerales y grasas saludables. Descubre las maravillosas propiedades de esta semilla e inclúyela en tu dieta.

Descubrieron el Nuevo Mundo, pero no se puede decir que los conquistadores tuvieran madera de nutricionistas. Cargaron sus carabelas con patatas y maíz –que luego fueron alimentos básicos de la dieta occidental–, pero desdeñaron uno de los granos más nutritivos que existen: la quinoa (quinua o quínoa), esencial en la dieta del altiplano andino y que ya se cultivaba junto al lago Titicaca hace 3.000 años. La nueva obsesión por la nutrición ha rescatado a esta semilla y la opinión es unánime: “Estamos ante un alimento realmente maravilloso”, señalan desde la Universidad Brigham Young (EE.UU.), donde han investigado la quinoa. “Contiene el doble de proteínas que los cereales habituales, menos carbohidratos, vitaminas del grupo B, muchos minerales e incluso una dosis notable de grasas saludables. Además, la proteína de la quinoa es completa a pesar de ser vegetal y contiene todos los aminoácidos necesarios para generar músculo”.

Por desgracia, aquellos primeros cargamentos que llegaron de América han influido de forma notable en la dieta actual y en muchos de los problemas de salud que padecemos hoy. Nuestra dieta rebosa de patatas, arroz y harinas blancas, mientras que productos como la quinoa sólo son aprovechados por unos pocos estómagos enterados. Un doble error, porque se trata de un alimento delicioso (recuerda al arroz integral, pero con consistencia más fina), que se cocina rápidamente y que podemos incorporar a la dieta a través de sopas, risottos, ensaladas e incluso postres.

Por si aún no te decides, añadiremos una maravillosa cualidad de la quinoa: que su cultivo no requiere plaguicidas ni fertilizantes, por lo que los platos que preparemos con ella nos ahorrarán efectos nocivos para la salud.

•¿Dónde conseguirla? Mientras su consumo se extiende, podemos encontrarla en el área de dietética de algunos supermercados y también en herboristerías y tiendas especializadas.

• ¿Cómo se prepara? Algunas de las formas habituales son: Cocinarla como la pasta. Vierte un bol grande de quinoa en una cazuela con agua hirviendo y sal, y deja que cueza durante 20 minutos. Escurre y deja que se enfríe. Puedes guardarla y utilizarla como acompañamiento de carnes, pescados, ensaladas... Si quieres algo más creativo, puedes preparar una ensalada con un bol grande de quinoa cocida, unas puntas de espárragos verdes a la plancha, queso de cabra, aceitunas negras y tomates secos. Salpimenta al gusto.








Hierbas medicianles Terapias alternativas Productos organicos hipnoticos calmantes laxantes cicatrizantes sedantes diureticos te antiglicemia relajantes cuidados de la miel endorfinas polen miel soja fitoestrogenos astrigentes Para la memoria Estimulantes afrodisiacos Energizantes

lunes, 27 de octubre de 2008

Amaranto, propiedades medicinales



¿Qué es el amaranto?
El amaranto es una planta que pertenece a la familia de los amaranthacea y al género Amarhantus. Su nombre científico es Amaranthus Spp. El amaranto es una planta de cultivo anual que puede alcanzar de 0.5 a 3 metros de altura; posee hojas anchas y abundantes de color brillante, espigas y flores púrpuras, naranjas, rojas y doradas.

La familia Amaranthaceae reúne cerca de 60 géneros y más de 800 especies cuyas características cambian notablemente, dependiendo del ambiente en el que crecen, lo que dificulta la identificación de la planta. Existen tres especies de amaranto que producen semilla y que, a su vez, son las más apreciadas:

• Amaranthus Caudatus: se cultiva en la región de Los Andes y se comercializa como planta de ornato, principalmente en Europa y Norteamérica.

• Amaranthus Cruentus: es originaria de México y Centroamérica, donde se cultiva principalmente para obtener grano. También se consume como vegetal.

• Amaranthus Hipochondriacus: procedente de la parte central de México, se cultiva para obtener grano.

La planta de amaranto tiene una panícula (panoja) parecida al sorgo con una longitud promedio de 50 centímetros a un metro. Esta panoja formada por muchas espigas que contienen numerosas florcitas pequeñas, que alojan a una pequeña semilla, cuyo diámetro varía entre 0.9 y 1.7 milímetros, representa el principal producto de la planta de amaranto con la que se elabora cereales, harinas, dulces, etc.

El ciclo vegetativo del amaranto tiene un promedio de 180 días, desde que germina hasta que la semilla alcanza su madurez.

¿De dónde es originario el amaranto?

Históricamente, el origen de la planta de amaranto se ha ubicado en Centro y Norteamérica (México y Guatemala) y Sudamérica (Perú y Ecuador).

Junto con el maíz, el fríjol y la chía, el amaranto fue uno de los principales productos para la alimentación de las culturas precolombinas de América. Para los mayas, aztecas e incas el amaranto fue la principal fuente de proteínas y se consumía como verdura y grano reventado. Además estuvo asociado a los ritos religiosos, a los dioses y a la visión cósmica de estas culturas

Con la llegada de los españoles a América y durante la Conquista, el amaranto fue eliminado de la dieta indígena por razones religiosas y políticas. La cultura del cultivo y consumo del amaranto casi desaparecen, solamente en los lugares más apartados de la conquista española se mantuvo la producción de amaranto.


¿Dónde se cultiva el amaranto?

Las zonas de producción y cultivo de amaranto son las mismas de la época precolombina. Puebla es el mayor productor de amaranto en México con el 51 por ciento de la producción total nacional. Le sigue Morelos, Tlaxcala, el Distrito Federal, el estado de México y Guanajuato con el 22, 18, 9, 6 y 2 por ciento, respectivamente.

¿Cómo se consume el amaranto?

El amaranto se consume principalmente como cereal reventado, del cual se elaboran los siguientes productos finales: alegrías, amaranto (cereal) reventado, granolas, tamales, atoles, pinole, mazapán, etc.

Existen otros productos elaborados como: cereales enriquecidos, tortillas, galletas, panqués, horchata, bebidas chocolatadas, hojuelas, harinas, etc.


¿Con qué otros nombres se le conoce al amaranto?

A la planta de amaranto se conoce como la “planta inmarcesible”, que no se marchita, pero dependiendo de la región, país o presentación del producto (planta o dulce, etc.) recibe los siguientes nombres “huatli”, “bledo” y “alegría”.


¿Qué productos se elaboran con el amaranto?

De la planta de amaranto se pueden obtener productos derivados de los cuales el más importante es el grano de amaranto, que al ser reventado provee de un cereal para elaborar productos terminados como las alegrías, mazapanes, cereal reventado, granolas y harinas de amaranto.
También se logran productos industrializados como cereales enriquecidos, harinas, concentrados, extruidos, almidones, aceites y colorantes derivados del amaranto. Estos sirven como insumos para otras industrias de alimentos y bebidas para elaborar productos de amaranto, o bien, como materia prima de sectores industriales (químico, cosmetología, farmacéutica, etc.)

¿Cuáles son las propiedades nutritivas del amaranto?

El amaranto es el producto de origen vegetal más completo, es una de las fuentes más importante de proteínas, minerales y vitaminas naturales: A, B, C, B1, B2, B3; además de ácido fólico, niacina, calcio, hierro y fósforo. Además, es uno de los alimentos con altísima presencia de aminoácidos como la lisina.

La cantidad de proteína de la semilla de Alegría es mayor que la de los cereales. Contiene el doble de proteína que el maíz y el arroz, y de 60 a 80 por ciento más que el trigo. El amaranto se puede utilizar integralmente como un recurso para proporcionar a la población los requerimientos proteicos y de calorías, los cuales en la actualidad se obtiene tan sólo de 20 especies vegetales como el trigo, arroz, mijo, sorgo, papa, fríjol, soya, azúcar, etc.

Un estudio realizado, en 1975, por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos para conocer vegetales poco explotados pero con gran potencial, demostró que el amaranto es uno de los 36 cultivos más prometedores del mundo, por esta razón la misma academia lo describió como "El mejor alimento de origen vegetal para consumo humano".

¿El amaranto tiene usos medicinales?

El amaranto ha sido aprovechado desde tiempos prehispánicos: las hojas se utilizaron para infusión contra la diarrea no sólo por su valor nutritivo, sino también por las propiedades médicas que se le atribuyen y se han confirmado con las investigaciones realizadas durante los últimos años.

Recientes estudios demostraron que una gelatina con alto contenido de fibra, elaborada con base de amaranto, nopal y harina de brócoli, podría prevenir el cáncer de colon.

Por las propiedades nutritivas y los componentes del amaranto (proteínas, vitaminas, minerales, aminoácidos, fibra y grasas) es recomendado para prevenir y ayudar a curar afecciones como la osteoporosis, en diabetes mellitus, obesidad, hipertensión arterial, estreñimiento y diverticulosis, insuficiencia renal crónica, insuficiencia hepática, encefalopatía hepática, alimento apto para celíacos, dieta para personas con autismo

Se recomienda a pacientes con problemas bucodentomaxilares, geriátricos, desnutridos y oncológicos, en dietas hiperenergéticas e hiperproteícas; hipocolesterolemiante. Por su contenido energético también es beneficioso para pacientes con requerimientos calóricos elevados.


¿Qué otros usos tiene el amaranto?

La planta de amaranto es un producto que se puede aprovechar integralmente, tiene múltiples usos, aplicaciones y subproductos:
• Verdura: de esta se obtienen las hojas para sopas y ensaladas.
• Planta de ornato: para la elaboración de arreglos florales.
• Grano: se destina para semilla, germinados, cereales, harinas e insumos industriales.
• Esquilmo: para obtener forrajes para animales, abonos para los cultivos y camas para los cultivos de vivero.







Hierbas medicianles Terapias alternativas Productos organicos hipnoticos calmantes laxantes cicatrizantes sedantes diureticos te antiglicemia relajantes cuidados de la miel endorfinas polen miel soja fitoestrogenos astrigentes Para la memoria Estimulantes afrodisiacos Energizantes

viernes, 24 de octubre de 2008

Productos naturales para el cutis

Flores de Calendulas
Cuando se destilan las plantas y las flores para obtener su aceite esencial también producen agua destilada. Estos destilados se usan en la cosmética natural por que contienen todas las propiedades de la planta y se pueden aplicar sobre la piel.

Aceite de almendras

Se obtiene por presión en frío de las almendras.
En todas las composiciones cosméticas en las que esté presente, dotará al producto de propiedades suavizantes para la piel.
En su estado puro, el cual se puede adquirir de gran calidad en las dietéticas, es ideal para realizar cualquier masaje ya que deja la piel muy suave e hidratada.
Permite añadirle aceites esenciales, por lo que podemos escoger la esencia que más nos guste y elaborar nuestro propio aceite corporal añadiendo unas seis gotas a una cucharada sopera llena de aceite de almendras.
Para los cabellos secos lo aplicaremos directamente, lo que les aportará brillo, suavidad y nutrición.

Aloe Vera

El aloe vera se obtiene de las hojas del cactus Aloe Barbadensis y por sus propiedades puede ser utilizado tanto a nivel externo como interno.
Cosmeticamente tiene multitud de aplicaciones y especialmente está indicado como:
Antiinflamatorio, suaviza la inflamación de la piel.
Analgésico ; es interesante en casos de quemaduras o una exposición prolongada al sol.
Regenerador ; es un excelente cicatrizante para la piel.
Antiséptico ; destruye los microbios existentes en la superficie de la piel.

Caléndula

Se obtiene por maceración, es un poderoso regenerador de la piel, ideal para las pieles muy sensibles y para los niños.
Para evitar las irritaciones dérmicas y para hidratar el cuerpo añadir en la bañera el equivalente a una cucharada sopera.
Indicado para la dermatosis, rozaduras y también como hidratante para después del baño.

Cáñamo (Cannabis sativa)

El aceite de cáñamo se obtiene por primera presión en frío de los cogollos de la planta Cannabis Sativa. Es el aceite más rico en ácidos grasos esenciales, con porcentajes superiores al aceite de onagra o al sésamo y con un alto contenido en vit. E incluso superior al del germen de trigo.
Todos los productos cosméticos que contengan esta planta en su composición tienen propiedades hidratantes, reafirmantes y regeneradoras de la piel.
El aceite de cáñamo no contiene THC, la sustancia psicoactiva se encuentra en la resina de la marihuana por lo que no tiene ningún efecto secundario.

Destilados

Cuando se destilan las plantas y las flores para obtener su aceite esencial también producen agua destilada. Estos destilados se usan en la cosmética natural por que contienen todas las propiedades de la planta y se pueden aplicar sobre la piel preferentemente para suplir los tónicos faciales.

Aguas

Agua de Rosas, es muy refrescante para la piel y la zona de los ojos.
Podemos relajar y tratar la zona de los ojos impregnando unos algodones con agua de rosas, tienen la propiedad de refrescar y calmar las bolsas.
Agua de Romero, tónico natural para las pieles con arrugas, aporta firmeza a la piel.
Agua de Tomillo, poderoso desinfectante para las pieles grasas o con acné. Se utiliza igual que un tónico.


Exfoliantes naturales

La higiene es vital para la salud de la piel. Los exfoliantes naturales más utilizados en la elaboración de productos de cosmética natural son la caña de bambú micronizada y el hueso triturado del aceite de Jojoba, los cuales nos permiten exfoliar la piel sin dañarla.
La cosmética tradicional suele utilizar como exfoliante partículas de plástico pulverizado, las cuales además de aplicar un producto tan sintético como es el plástico, puede llegar a dañar el manto ácido de la piel.
Fangos


-






Hierbas medicianles Terapias alternativas Productos organicos hipnoticos calmantes laxantes cicatrizantes sedantes diureticos te antiglicemia relajantes cuidados de la miel endorfinas polen miel soja fitoestrogenos astrigentes Para la memoria Estimulantes afrodisiacos Energizantes

martes, 21 de octubre de 2008

Flores de bach para el Abatimiento o la deseperación


ALERCE

Para quienes no se consideran tan buenos o tan capacitados como quienes le rodean, que esperan el fracaso, que sienten que nunca harán nada bien, y que por eso no se arriesgan ni se esfuerzan por tener éxito.

PINO

Para quienes se acusan a sí mismos. Incluso cuando algo les sale bien, piensan que podían haberlo hecho mejor, y nunca están satisfechos de sus esfuerzos o de sus resultados. Trabajan mucho y sufren mucho de los errores que se atribuyen.

A veces, los errores se deben a otros, pero ellos se sienten responsables también.

OLMO

Para quienes hacen un buen trabajo, siguen la vocación de su vida y esperan hacer algo importante, y con frecuencia en bien de la humanidad.

En ocasiones puede haber momentos de depresión cuando sienten que la tarea que han emprendido es demasiado difícil y sobrepasa el poder de un ser humano.

CASTAÑO DULCE

Para esos momentos que tienen algunas personas en los que es tan grande la angustia que les parece absolutamente insoportable.

Cuando la mente o el cuerpo se sienten al límite de sus fuerzas y ya no pueden más.

Cuando parece que ya sólo queda la destrucción y el aniquilamiento.

LECHE DE GALLINA

Para los que están muy deprimidos por circunstancias que producen una gran desdicha momentánea.

El golpe de una noticia grave, la pérdida de un ser querido, el miedo que sigue a un accidente, etc.

Para quienes por un tiempo se niegan a que se les consuele, este remedio les ayuda a sobreponerse.

SAUCE

Para quienes han sufrido una adversidad o una desgracia y les resulta dificil aceptarla sin quejas o resentimientos, pues juzgan la vida más por el éxito que aporta.

Les parece que no se merecen un revés tan grande, que es injusto, y se vuelven amargados.

Suelen perder interés y mostrarse menos activos en las cosas de la vida que antes les gustaban.

ROBLE

Para quienes se debaten y luchan denodadamente por su bienestar o las cosas de la vida cotidiana. Intentarán una cosa tras otra, aunque su caso parezca desesperado.

Seguirán luchando. Están descontentos de sí mismos en la enfermedad si ésta interfiere con sus deberes o les impide ayudar a los demás.

Son personas valientes, que se enfrentan a las grandes dificultades sin pérdida de esperanza o de esfuerzo.

MANZANO SILVESTRE

Es el remedio de la limpieza.

Para quienes sienten como si hubiera en torno a ellos algo no muy limpio.

A veces es algo aparentemente poco importante: en otros casos puede haber una enfermedad más grave que suele pasarse por alto comparado con aquello en que se fijan.

En ambos tipos están ansiosos por verse libres de una cosa en particular que a ellos les parece mayor y tan esencial que hay que curarles de ella.

Se quedan muy abatidos si fracasa el tratamiento.

Este remedio, que limpia, purifica las heridas, si el paciente tiene razones para creer que le ha entrado algún veneno que hay que eliminar






Hierbas medicianles Terapias alternativas Productos organicos hipnoticos calmantes laxantes cicatrizantes sedantes diureticos te antiglicemia relajantes cuidados de la miel endorfinas polen miel soja fitoestrogenos astrigentes Para la memoria Estimulantes afrodisiacos Energizantes

lunes, 20 de octubre de 2008

Flores de Bach para la hipersensibilidad a influencias y opiniones


AGRIMONIA

Para personas joviales, de buen humor, que gustan de la paz y les disgustan las discusiones y las peleas hasta el punto de renunciar a muchas cosas con tal de evitarlas.

Aunque suelen tener preocupaciones e inquietudes y se sienten turbados en su mente y en su cuerpo, ocultan sus cuitas detrás de su buen humor y de sus bromas y se les considera buenos amigos. Con frecuencia toman alcohol o drogas en exceso, para estimularse y seguir sobrellevando sus tribulaciones con buen talante.

CENTAURA

Personas calladas, tranquilas y suaves que se desviven por servir a los demás. Sobreestiman sus fuerzas en su ansia de agradar.

Su deseo crece de tal modo en ellos que se convierten más en esclavos que en ayudas voluntarias. Su bondad les lleva a hacer más trabajo del que les corresponde, y al hacerlo así pueden descuidar su misión particular en esta vida.

NOGAL

Para los que tienen ideales y ambiciones bien definidas en la vida y los cumplen, pero rara vez se ven tentados de apartarse de sus propias ideas, propósitos y trabajo, ante el entusiasmo, convicciones o sólidas opiniones de los demás.

El remedio da constancia y protege ante influencias externas.

ACEBO

Para los que se ven frecuentemente atacados por pensamientos como la envidia, los celos, la venganza, la sospecha.

Para las distintas formas de vejación.

Por dentro pueden sufrir mucho, con frecuencia cuando no existe una causa real de su desdicha






Hierbas medicianles Terapias alternativas Productos organicos hipnoticos calmantes laxantes cicatrizantes sedantes diureticos te antiglicemia relajantes cuidados de la miel endorfinas polen miel soja fitoestrogenos astrigentes Para la memoria Estimulantes afrodisiacos Energizantes

viernes, 17 de octubre de 2008

Vinoterapia


La vinoterapia es una serie de tratamientos que utilizan distintos tipos de uvas, jugos de uvas antes de fermentar, residuos en la producción del vino, vinos y aceites derivados de la uva con fines terapéuticos y de belleza.

El vino se ha usado por largo tiempo para curaciones y se dice que en tiempos del rey Louis XIV (el creador del palacio de Versalles) las mujeres lo usaban en mascarillas para tener la piel mas bonita.

Sin embargo la vinoterapia y el termino vinoterapia es un invento reciente de los franceses Matilde Cathiard y Bertrand Thomas. Ellos inauguraron el primer Spa especializado en lo que llamaron vinoterapia. Este Spa esta cerca de bordeaux y se llama Les Sources de Caudalie, abrió a finales de los 90s.

En la actualidad hay muchos Spas alrededor del mundo que ofrecen estos tratamientos y muchas líneas de belleza inspiradas en ellos. Entre los famosos que han utilizando estos tratamientos están: Catherine Zeta-Jones y Michael Douglas, Courtney Cox y Carolina de Monaco.

Vinoterapia para la belleza.
La vinoterapia se utiliza a través de diferentes tratamientos en los Spas como baños termales, envolturas de sudación, masajes corporales, exfoliaciones, peeling para la cara y otros.

Vinoterapia y peeling corporales: Estos son exfoliaciones realizadas con semillas de uvas y aceite de semilla de uva con otros ingredientes.

Envoltura de sudación: se cubre el cuerpo con extracto de uva roja, aceite de semilla de uva y arcilla

Baños termales: pasa por una bañera de hidromasaje con productos de vino tinto.

Disfrutando de la vinoterapia en tu casa
No tienes que ir a Sonoma o Bordeux puedes comprar productos para hacerte baños de inmersión en casa o tratamientos para la cara.

Tratamiento casero con vino
Baño de vino y miel
Receta por: The Spa at Grove Park Inn Resort & Spa Asheville, N.C.

Este tratamiento humecta y elimina toxinas.
Añadir al baño de inmersión:
4 tazas de vino tinto (barato)
1 taza de miel

Relájate y disfruta

Entre las líneas de belleza con productos con vino están: Elizabeth Arden, Aqua Dessa, Keyano Aromatics, Caudalie y otras.


Hierbas medicianles Terapias alternativas Productos organicos hipnoticos calmantes laxantes cicatrizantes sedantes diureticos te antiglicemia relajantes cuidados de la miel endorfinas polen miel soja fitoestrogenos astrigentes Para la memoria Estimulantes afrodisiacos Energizantes

jueves, 16 de octubre de 2008

Hierbas medicinales para tratar la impotencia sexual


Los productos naturales útiles para combatir la impotencia o disfunción eréctil (DE) favorecen la circulación, aunque los científicos están cada vez más inclinados a evaluar las cuestiones hormonales, neurológicas, y psicológicas, que facilitan esta acción benéfica.
De todas formas, lo que es importante, es entender que para ocuparse de la salud general de una persona, se debe tener muy en cuenta el problema de la disfunción sexual, aspecto que no sólo incide sobre la salud holística, sino que también puede hacer perderle al paciente la oportunidad de lograr otro tipo de anhelos.

Los factores psicológicos de la DE también tienen su propia gama de suplementos nutritivos indicados como beneficiosos tanto para el tratamiento como para la prevención.

Lo cierto es que una educación más detallada sobre la depresión, la ansiedad y el estrés, proporcionarán remedios naturales más apropiados, pero hoy en día ya existen varios suplementos herbarios muy habitualmente usados para el tratamiento de la disfunción sexual por factores psicológicos, como por ejemplo, la hierba de San Juan para la depresión y el kava kava para la ansiedad.

Pero para tratar el problema de una manera más directa, también se considera muy beneficioso utilizar cualquier producto natural que mejore la salud circulatoria de un hombre. Y es que un corazón fuerte, unas venas saludables, un colesterol bajo, una presión sanguínea normal, y una suficiente cantidad de sangre, sin dudas contribuye a mejor la salud sexual.

Remedios naturales para la impotencia sexual

Más específicamente, los productos vasodilatadores, que provocan que los vasos por las que atraviesa la sangre se ensanchen y pueda así aumentar el flujo de sangre hacia varias áreas del cuerpo, están primeros en la lista de remedios naturales para la disfunción eréctil.

Gingko biloba
El ginko biloba es uno de los vasodilatadores naturales más populares del mercado, ya que es muy conocido por su gran capacidad para aumentar el flujo de sangre al área genital, así como también por aumentar el flujo de sangre al cerebro, el cual es también un órgano sexual, y de hecho es crucial para un desempeño satisfactorio.
Además, se ha podido demostrar que el Gingko es también muy útil para ayudar a generar erecciones en situaciones donde incluso falla la circulación. Incluso, esta hierba ha demostrado también ser muy prometedora como tratamiento para problemas sexuales relacionados con el uso de las drogas antidepresivas más comúnmente prescritas, como por ejemplo la fluoxetina y la sertralina.

Ginseng
Otra hierba que se suma a la lista de vasodilatadores para mejorar la salud eréctil, es el ginseng, un tónico vigorizante y adaptógeno, que ayuda a liberar óxido nítrico (ON), lo cual mejora el flujo de la sangre y por consecuencia las erecciones.
Pero además, algunos especialistas han informado que esta hierba puede también ayudar a tratar la anorgasmia y la disminución de la libido, ya que al ser un adaptógeno, también es útil para combatir la ansiedad y el estrés, aspectos que, como vimos, también podrían complicar la salud sexual.
Recientes investigaciones, han demostrado también que el panax ginseng, tanto coreano y como norteamericano, mejora la producción de ON y la capacidad de erección, e incluso un estudio sobre los gensenósidos (los productos activos farmacológicamente que contiene el ginseng) encontró que mejoran la producción de ON y la función eréctil.

Yohimbina
Asimismo, podemos encontrar que la yohimbine es otra hierba útil para combatir las disfunciones sexuales, que se extrae de la corteza del yohimbe. Siendo un bloqueante adrenérgico, la yohimbina previene el pasaje de adrenalina a los receptores celulares de las áreas abdominales y pélvicas.
Pero además, son varios los estudios que señalan que la yohimbina es muy efectivo para revertir los efectos que los antidepresivos tienen sobre la disfunción sexual, para revertir el cansancio sexual, y para combatir los problemas de erección.






Hierbas medicianles Terapias alternativas Productos organicos hipnoticos calmantes laxantes cicatrizantes sedantes diureticos te antiglicemia relajantes cuidados de la miel endorfinas polen miel soja fitoestrogenos astrigentes Para la memoria Estimulantes afrodisiacos Energizantes

miércoles, 15 de octubre de 2008

Homeopatía para tratar enfermedades agudas y crónicas

La gripe, es un ejemplo de una enfermedad «aguda». Por lo general, se entiende por enfermedad aguda aquella que brota en un corto período de tiempo, sigue su curso y remite. La gente también sufre debido a enfermedades «crónicas», como artritis, migraña, colitis, asma, etc., que se manifiestan súbitamente de vez en cuando, pero que siguen desarrollándose a lo largo de los años y pueden empeorar. El análisis en homeopatía de estas enfermedades no es muy diferente al del caso de una enfermedad aguda.
Se evalúan los síntomas de la persona y se le administra un medicamento capaz de causar síntomas similares en una persona sana. Si se elige bien el medicamento, el esfuerzo defensivo es más eficaz con un volumen menor de esfuerzo y lo que ayuda en el proceso curativo.






Hierbas medicianles Terapias alternativas Productos organicos hipnoticos calmantes laxantes cicatrizantes sedantes diureticos te antiglicemia relajantes cuidados de la miel endorfinas polen miel soja fitoestrogenos astrigentes Para la memoria Estimulantes afrodisiacos Energizantes

martes, 14 de octubre de 2008

Los similares en Homeopatía

De acuerdo a este principio de la homeopatía, un medicamento puede curar una enfermedad en una persona enferma si provoca un conjunto parecido de síntomas cuando es ingerido por una persona sana.

Para comprobar esta teoría, Hahnemann realizó algunos experimentos similares, a los que se llamó pruebas, utilizando otros medicamentos cuyo empleo se había transmitido en la tradición popular. Descubrió así que cada medicamento producía un conjunto singular de síntomas denominado «cuadro sintomático».

Algunos casos característicos son los que se realizan con belladona o árnica.

Belladona:
En las pruebas provocó síntomas de agitación, rubor en la cara, dolores palpitantes, dilatación de pupilas y aversión a la luz, dolor de garganta y muchos otros síntomas. Este cuadro se parecía mucho al de la escarlatina, otro azote epidémico de la época. La belladona demostró ser curativa en muchos casos de escarlatina y también se observó que protegía a las personas expuestas pero que aún no habían enfermado.

Árnica:
Ampliamente usada durante algunas generaciones en las regiones montañosas de Europa por sus efectos beneficiosos para aliviar los dolores por magullamiento provocados por caídas, en las pruebas produjo sensibilidad a la inflamación.








Hierbas medicianles Terapias alternativas Productos organicos hipnoticos calmantes laxantes cicatrizantes sedantes diureticos te antiglicemia relajantes cuidados de la miel endorfinas polen miel soja fitoestrogenos astrigentes Para la memoria Estimulantes afrodisiacos Energizantes

lunes, 13 de octubre de 2008

Todo sobre Homeopatía



La homeopatía (del griego μοιος homoios, ‘similar’ y πάθος pathos, ‘sufrimiento’) es un controvertido sistema de medicina alternativa, caracterizado por el uso de remedios carentes de ingredientes químicamente activos. Fue desarrollada por el médico sajón Samuel Hahnemann (1755-1843) a principios del siglo XIX. Tiene una amplia y creciente popularidad en las áreas en las que se practica[1] , siendo financiada por algunos sistemas de seguridad social. Sin embargo, carece de pruebas empíricas sólidas y sus fundamentos teóricos son profundamente contradictorios con lo establecido por el desarrollo de la ciencia moderna, de manera que para la comunidad científica la homeopatía es una pseudociencia, y ninguna organización científica de prestigio le presta credibilidad.

La homeopatía surge como una alternativa más benigna y moderada a la medicina dominante de la época, basada aún en la teoría de los humores hipocrática, y cuyo arsenal terapéutico contaba con la sangría y la purgación como armas principales. Se basa en los principios de que “lo semejante se cura con lo semejante” y de dilución. Los remedios homeopáticos se preparan diluyendo progresivamente una sustancia y sacudiendo repetidas veces la disolución (potenciación o dinamización); la dilución alcanza en general tal grado que ni siquiera queda una molécula de la sustancia original.

Los resultados de la investigación y de la práctica homeopáticas se publican en revistas específicas o de medicina alternativa, como Homeopathy, rara vez en publicaciones médicas o científicas generales. La posición de la comunidad homeópata es que esta práctica es efectiva en el tratamiento de una multitud de patologías, que los resultados de los ensayos clínicos son complejos, y que la metodología empleada por la ciencia actual para verificar la eficacia de las terapias no se adapta a la especificidad de la homeopatía. La posición dominante en la literatura científica es que la homeopatía no ha sido capaz de demostrar por medios objetivos una efectividad específica, es decir, mayor que la del efecto placebo, y que ello no se puede atribuir a una incompatibilidad con la metodología vigente, así como que es posible desarrollar métodos a la vez válidos y que atiendan a cualquier posible especificidad de la práctica homeopática. Las dos principales revistas homeopáticas, Homeopathy y Journal of Alternative and Complementary Medicine, han publicado en 2008 las actas de un debate que resume las dos posiciones y los puntos de oposición.

La teoría de la homeopatía sostiene que los mismos síntomas que provoca una sustancia tóxica en una persona sana pueden ser curados por un remedio preparado con la misma sustancia tóxica, siguiendo el principio enunciado como similia similibus curantur (‘lo similar se cura con lo similar’).

El concepto homeopático de enfermedad difiere del de la medicina convencional: considera que la raíz del mal es espiritual (energético) en vez de física, y que el malestar se manifiesta primero con síntomas emocionales (como ansiedad y aversiones), pasando a ser, si no se tratan a tiempo, síntomas mentales, conductuales y por último físicos. Como resume G. Weissmann,[4] para Hahnemann la enfermedad no es causada por ningún agente físico discreto, sino por la falta de armonía con la "fuerza vital", así que se preguntaba «¿Ha visto alguien alguna vez la materia de la gota o el veneno de la escrófula?». Unas décadas después de la muerte de Hahnemann, Garrod demostró que el urato monosódico es «la materia de la gota» y Koch que Mycobacterium tuberculosis es «el veneno de la escrófula». Sin embargo para los homeópatas la gota y la tuberculosis siguen teniendo su origen en un desequilibrio del espíritu.


Remedios homeopáticos
Remedios homeopáticosLa Materia Médica Pura es un listado de síntomas asociados a sustancias. Se redactó mediante ensayos homeopáticos, observando los síntomas que una materia produce en uno o más voluntarios. Por ejemplo, el investigador bebe una dosis tóxica de la sustancia y anota todos los síntomas físicos, mentales, emocionales y de comportamiento que padece. La sustancia, convenientemente preparada, será empleada en adelante para tratar esos mismos síntomas. El repertorio homeopático, la Materia medica, es un listado de remedios y síntomas recopilado de esta forma, y utilizado para identificar el remedio más apropiado para cada caso. James Tyler Kent, que publicó su repertorio en 1905, recoge unos 700 remedios diferentes. En la actualidad, se usan cerca de 3.000 remedios distintos en homeopatía, de los cuales 150 se consideran de uso común.

La preparación de los remedios homeopáticos, conocida como dinamización o potenciación, consiste en una serie de diluciones seguidas de agitaciones, diez fuertes sacudidas contra un cuerpo elástico tras cada proceso de dilución. Se cree que la vigorosa agitación ("sucusión") que sigue a cada dilución transfiere parte de la esencia espiritual de la sustancia al agua. El factor de dilución de cada etapa es tradicionalmente de 1:10 (potencia D o X) o de 1:100 (potencia C), aunque recientemente se han realizado potencias LM (factor de dilución de 1:50.000 en cada etapa).

La elección de la potencia prescrita depende de cuán asentada esté la enfermedad diagnosticada, siendo 12 el punto de partida típico para males agudos, y 30 para males crónicos. El factor de dilución se considera mucho menos importante que el número de diluciones sucesivas. Las potencias D son, por lo general, las preferidas en Europa, mientras que las C prevalecen en los Estados Unidos e India.


El proceso de dilución: La homeopatía define la potencia de sus remedios de acuerdo al número de diluciones: cuanto más diluidos estén, más potentes son. El proceso de dilución se llama potenciación. La potencia es un número entero, de modo que cuanto más alto sea el número, la dilución es mayor. 30×, por ejemplo, está más diluido (por lo tanto, de acuerdo con la homeopatía, es más potente) que 10×. Esto contrasta con la medicina convencional y la bioquímica, que dicen que cuanto más ingrediente activo esté presente en un medicamento más fuertes serán los efectos fisiológicos (positivos y negativos).

Algunos defensores de la homeopatía creen que mientras las diluciones más bajas tienen mayor efecto fisiológico, las diluciones más altas presentan mayores efectos en el plano mental o emocional. Incluso los críticos están de acuerdo en que un mayor factor de dilución probablemente presenta ventajas a la hora de vender el preparado, puesto que asegura su inocuidad.

Gran parte de la controversia en torno a la homeopatía se centra en el mecanismo por el que supuestamente actúan estas sustancias tan diluídas. Los críticos afirman que el grado de dilución de las preparaciones homeopáticas es tal que difícilmente pueden contener alguna cantidad de la sustancia diluída, esto es, no hay moléculas de la sustancia «activa» en las diluciones más «potentes». Por otro lado, los defensores de la homeopatía dicen que el mecanismo es irrelevante, porque funciona; citan el ejemplo de la aspirina, que se había utilizado durante años sin saber cómo actuaba. Los críticos responden que hay una diferencia fundamental entre no entender el mecanismo de una medicina probada, y no encontrar ningún mecanismo para un preparado de eficacia no probada. Mientras tanto, los estudios no logran despejar la controversia, porque la ausencia de efectividad comprobable suele ser achacada por los partidarios a la supuesta inadecuación de los métodos de ensayo clínico, que atendería casos únicos y no problemas parametrizables, el tipo que puede investigarse científicamente. El fracaso es completo también en intentar proponer un mecanismo de acción que concilie las afirmaciones de la homeopatía con los conocimientos actuales de física, química y biología, con los que son incompatibles.


Historia de la homeopatía:

Pintura alegórica de Alexander E. Beideman (1857) mostrando el horror con que la Homeopatía y Samuel Hahnemann contemplan a la medicina de la época.La homeopatía fue propuesta como un nuevo método terapéutico por el médico alemán Samuel Hahnemann (1755-1843), quien lo concibió entre los últimos años del siglo XVIII y los primeros del XIX, publicando la primera edición de su obra magna, Organon der rationellen Heilkunde, en 1810. Hahnemann la presentó como respuesta a la terapéutica predominante de la época, identificada por él como sistema alopático o alopatía, en contraposición a su propio sistema. Aunque ramas del saber médico como la anatomía y la fisiología habían dado importantes pasos para convertirse en científicas, sobre todo desde el Renacimiento, la terapéutica seguía siendo dominada por las enseñanzas de Hipócrates y deGaleno, y se venía tratando a los enfermos mediante medidas extremas como purgantes, eméticos (vomitivos) y, sobre todo, sangrías —extracción deliberada de sangre— a menudo hasta el límite del desmayo. Una evaluación con los conocimiento actuales de esta etapa de la historia del arte terapéutico, lleva a la conclusión de que los médicos estuvieron haciendo más mal que bien durante esos casi dos mil años. La propuesta de Hahnemann resultaba mucho más benigna, porque desde el principio propuso la utilización de preparaciones muy diluidas, aunque no tanto como las que se han venido usando después, precisamente para evitar los efectos negativos.

A mediados del siglo XIX la terapéutica convencional comienza a valerse de los resultados de la investigación científica, sobre todo los de la biología y la química, identificando la causa de muchas enfermedades como resultado de agentes infecciosos, y empezando a examinar estadísticamente los datos epidemiológicos. El desarrollo de métodos estadístico y experimentales, como la prueba controlada aleatoria, para la evaluación de las medidas terapéuticas, ha alejado a la medicina del siglo XX, al menos la que se enseña en las facultades universitarias, del estado de cosas que conoció Hahnemann. En contra de los reproches de éste, ni entonces ni ahora, los recursos terapéuticos se buscan entre los que provocan síntomas opuestos a los del paciente, que es lo que quiso dar a entender con el término alopatía. Sin embargo, en Estados Unidos los médicos no homeópatas aceptan sin problemas esta expresión para su propia práctica, sin preocuparse de su significado.


Hahnemann abandonó en 1784 el ejercicio de la medicina, desencantado por lo que veía como un esfuerzo inútil o contraproducente, a pesar de la aceptación acrítica de la mayoría de sus contemporáneos, y se dedicó durante un tiempo a la traducción. Ocupándose de una obra del escocés W. Cullen, encontró en ella motivos de desacuerdo respecto a la explicación de las virtudes de la quinina, y emprendió sus propias investigaciones, como era frecuente en la época, sobre él mismo. Observó que los síntomas provocados por la ingestión de quinina coincidían con los de las fiebres palúdicas para las que estaba indicada, aunque se ha deducido de sus anotaciones que él debía ser hipersensible. Esta constatación le inspiró la interpretación de que «aquello que puede dar lugar a un conjunto de síntomas en un individuo sano, puede curar a uno enfermo que presente ese mismo conjunto de síntomas», recuperando un viejo principio, similia similibus curantur (lo semejante se cura con lo semejante), en una generalización que es el fundamento de la terapéutica hahnemanniana.

La ciencia moderna considera que, aunque la formación de la hipótesis fue racional, es de hecho falsa. Actualmente la investigación terapéutica se basa en el rastreo de las propiedades biológicas de las sustancias con sistemas simplificados, como cultivos de tejidos, y modelos animales, y en la investigación biológica de los mecanismos moleculares y celulares, normales y patológicos, de las funciones biológicas. No importa si el tratamiento induce síntomas iguales (homeopáticos), distintos (alopáticos) u opuestos (antipáticos). Tampoco se excluye el uso del propio agente patológico (recursos isopáticos), como en la aplicación de vacunas. Lo único que importa es la verificación de los efectos, tanto terapéuticos como secundarios, mediante procedimientos objetivos, cuyos resultados se puedan valorar independientemente de las expectativas de los agentes implicados, investigadores y pacientes, es decir, mediante procedimientos científicos.


Kent
El Repertorio Homeopático de Materia Médica escrito por James Tyler KentLa homeopatía como sistema fue refinada de modo significativo y popularizada por el estadounidense James Tyler Kent. Se basa en la teoría de que cada elemento, planta y compuesto mineral puede, si se ingiere o aplica, producir ciertos síntomas. Hahnemann creía que, diluyendo estas sustancias de un modo sistemático, alcanzaría la verdadera esencia de la sustancia. Hahnemann describió este proceso de dilución como «potenciación» (en alemán, potenziert) de la sustancia. Estas cantidades diluidas podrían usarse para tratar todos los síntomas que se sabe que producen.

Hahnemann y sus estudiantes abordaron sus tratamientos de un modo holístico, lo que significa considerar el cuerpo y el espíritu como un todo, no sólo la enfermedad a tratar. El propio Hahnemann permaneció largas temporadas con sus pacientes, preguntándoles no solamente por sus síntomas o enfermedades, sino también detalles sobre sus vidas cotidianas. Se dice que el modo amable de actuar de los homeópatas es una reacción a los métodos violentos de la medicina de entonces, que incluía técnicas como la sangría como algo cotidiano.

De acuerdo con los homeópatas, la medicina convencional ve los síntomas como signos de enfermedad (aunque algunos científicos actuales ven en esto una descripción simplista). Los modernos tratamientos intentan combatir la enfermedad eliminando la causa de los síntomas. Según la homeopatía, sin embargo, los síntomas son en realidad la forma que tiene el cuerpo de combatir el mal. La homeopatía enseña que esos síntomas deben ser potenciados prescribiendo un remedio en minúsculas dosis el cual, en grandes dosis, produciría los mismos síntomas que presenta el paciente. En el discurso actual de la homeopatía se expresa que los remedios homeopáticos pretenden estimular el sistema inmunitario, colaborando en la curación, alegación que comparte con la mayoría de las terapias alternativas consideradas pseudocientíficas.


Prevalencia y regulación:

La homeopatía ha alcanzado un elevado grado de aceptación popular en muchos países. El 64% de los habitantes de India, 58% de los brasileños, 53% de chilenos 40% de los franceses, 35% de sudafricanos, 28% de rusos, 27% de alemanes, 25% de argentinos, 18% de estadounidenses, y un 15% de británicos "confían en la homeopatía."[cita requerida] Salvo en la India, en la mayoría de los casos se recurre a la homeopatía como complemento de la atención médica moderna, y frecuentemente al lado de otras prácticas de sanación.

La homeopatía ha atraído a muchos médicos durante casi dos siglos, habiendo afirmado muchos de ellos su eficacia. Sin embargo, la homeopatía ha sido rechazada y clasificada como pseudociencia por la mayoría de los científicos y de la clase médica de los Estados Unidos y Europa Occidental, (en menor medida en Alemania y Francia) ya que consideran que sus efectos se deben únicamente al efecto placebo, que puede suscitarse por cualquier práctica que reciba confianza del paciente. No obstante, hay difundido un amplio mercado de tratamientos homeopáticos en gran parte de Europa y en algunos otros países, como la India; así, en Alemania (hasta 2003) y Francia la homeopatía y otras formas de medicina alternativa son cubiertas parcialmente por la Seguridad Social [cita requerida](pero en la legislación europea, a diferencia del resto de fármacos, la aprobación no depende de que hayan demostrado su eficacia en ensayos clínicos).


En Gran Bretaña hay un gran desarrollo de la homeopatía hasta el punto de que cuenta con un nutrido grupo de médicos investigadores, considerados por los suyos de alto nivel[cita requerida], como por ejemplo Peter Fisher, David Reilly, Ronald Davey, y otros. Existen en este país cinco hospitales homeopáticos que están integrados dentro del Sistema Nacional de Salud británico[cita requerida] (National Health Service), en el cual más de cien médicos realizan su labor tanto a nivel clínico como de investigación. Destacan por su importancia especialmente el Royal Homeopathic Hospital de Londres y el Glasgow Homoeopathic Hospital. Se estima que efectúan más de 80.000 consultas al año sumando el conjunto hospitalario homeopático del Reino Unido.


Francia: En el país galo el ejercicio de la Homeopatía está reservado exclusivamente a los médicos. Se estima que al menos una quinta parte de sus habitantes ha sido tratada con remedios homeopáticos, ya sea como tratamiento único o combinado con otros métodos. En Francia existen varias escuelas privadas que sostienen unos 40 centros, en los cuales se forman al año al menos cinco mil médicos. Este país además ha incluido dentro de su farmacopea una monografía titulada Preparations Homéopathiques que enseña acerca de los métodos para controlar y preparar medicinas homeopáticas, así como sus denominaciones farmacéuticas y niveles de dilución (o potenciación) permitidos. Está sufragada por la Seguridad Social.


Alemania: Debido a que en este país nació la Homeopatía, sigue siendo dentro de Europa en donde goza de mayor aceptación tanto a nivel general como de la clase médica. También es Alemania un país donde la población manifiesta una apreciable inclinación hacia los tratamientos alternativos, o complementarios, en general, como por ejemplo la acupuntura, y esta tendencia se ha visto incrementada en los últimos años de manera notable.

En este contexto, el país germano destaca por su riqueza en modos de preparación de las medicinas homeopáticas, como la Homöopathisches Arzneibuch (HAB) que abarca unas 400 monografías sobre medicamentos homeopáticos, además de otra parte más general dedicada a las técnicas de fabricación y control.

Hoy día, en Alemania, la homeopatía se practica oficialmente por médicos y Heilpraktiker (naturópatas reconocidos, autorizados para practicar la medicina exceptuando cierto número de actos médicos), debidamente titulados, ya sea en centros privados, ya sea en las universidades[cita requerida]. En el caso de los médicos la escuela de referencia es la D.Z.H.A. (Unión Alemana de médicos Homeópatas), que promueve la investigación y estudios de tipo científico sobre homeopatía, estando encargada de realizar cursos y de representar a los homeópatas ante el estado alemán. Actualmente los tratamientos homeopáticos ya no son financiados por la Seguridad Social.

No obstante en la mayor parte de Europa la homeopatía no está regulada, e incluso los críticos sugieren que los homeópatas pueden causar más daño que bien para el enfermo.


Estados Unidos: En los Estados Unidos, los remedios homeopáticos están regulados por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés). Sin embargo, la FDA trata los preparados homeopáticos de un modo significativamente diferente a como trata a los medicamentos convencionales. Los productos homeopáticos no necesitan ser aprobados por la FDA antes de salir al mercado, no se les exige probar su seguridad, ni se les pide etiquetar sus productos con fechas de caducidad, ni son sometidos a pruebas que verifiquen sus contenidos y potencial. Las etiquetas de los productos homeopáticos, al contrario que los medicamentos convencionales, no tienen que identificar sus principios activos dado que tienen muy poca cantidad, o ninguna en absoluto. Los medicamentos que tratan enfermedades graves solamente se pueden expender con prescripción facultativa, mientras que los productos homeopáticos que dicen tratar esas mismas enfermedades no tienen esta limitación, porque no son considerados medicinas.


Evaluación de la homeopatía: Se ha comprobado que la efectividad de los remedios homeopáticos es similar a la del efecto placebo. Al estar tan diluidos, se consideran bastante inocuos, pero no hay que olvidar los problemas que pueden derivar de la renuncia a terapias efectivas por sí mismas, ni el efecto nocebo, contrario al placebo. En el terreno de los males crónicos mal definidos es en el que mejor funcionan las medicinas alternativas, dado que son más sensibles al efecto placebo y a la relación humana entre el enfermo y el sanador.

Los defensores de la medicina convencional afirman que los pacientes que confían por completo en las técnicas homeopáticas y rechazan la medicina convencional se arriesgan a abandonar los tratamientos de enfermedades fácilmente tratables, como algunos cánceres de piel, hasta que se convierten en intratables.[6] Debe mencionarse que los medicamentos homeopáticos se venden sin control estricto. Estos productos dicen tratar el síntoma y su causa; sin embargo, no se parecen a los tratamientos de los homeópatas tradicionales. La homeopatía tradicional está más reconocida y aceptada en la Europa continental, quizá porque sus seguidores siguen mejor la tradición y el tratamiento con las fórmulas potenciadas que Hahnemann recomendó.

Los defensores y los oponentes de la homeopatía discrepan sobre si los ensayos científicos con el uso de placebos y métodos homeopáticos han sido satisfactorios. Algunos ensayos clínicos han producido resultados positivos en los límites de la significación estadística, pero los críticos se apoyan en que nunca un ensayo de una mínima calidad ha producido resultados claros en favor de la eficacia de la homeopatía. En 1997, la revista médica británica The Lancet publicó un meta-análisis de 89 ensayos clínicos, que dio una conclusión ambigua que sirvió para alimentar tanto a los defensores como a los detractores de la homeopatía. Pero un nuevo metaanálisis (27-8-2005) en la misma revista, esta vez de 110 trabajos primarios, contiene la inequívoca conclusión de que los efectos clínicos de la homeopatía son efectos placebo.

Respecto a este metaanálisis, el Dr. Peter Fisher, del Hospital Homeopático de Londres (Royal London Homoeopathic Hospital, University College), indicó en carta a la misma revista The Lancet dudas sobre la selección de ensayos de este trabajo, del que sospecha el propósito intencionado de desacreditar a la homeopatía. Según Fisher los motivos de dicha selección no se explican en el artículo y su relevancia en la clínica homeopática actual no está clara. Los autores respondieron a estas objeciones, alegando condiciones bien explicadas para la clasificación de los 110 trabajos, incluidos los 8 del grupo especial. El trabajo se realizó dentro de un programa de evaluación por el Gobierno Suizo de la eficacia de las medicinas complementarias, que incluyó un amplio estudio observacional de 10.000 pacientes; 3.000 de ellos fueron tratados con homeopatía. Los efectos del tratamiento homeopático fueron evaluados positivamente respecto a su seguridad, que nadie suele discutir, y economía comparados con los de los tratamientos convencionales. En cuanto a la eficacia curativa, el metaanálisis de la evaluación suiza produjo resultados positivos para la fitoterapia, inconcluyentes para la medicina tradicional china, y dentro de los límites del efecto placebo para la homeopatía (Documento en pdf). En cualquier caso, los resultados de las distintas evaluaciones condujeron al gobierno suizo a interrumpir el pago por la Seguridad Social de las variantes de terapia alternativa previamente financiadas, incluida la homeopatía, por no ajustarse a los criterios requeridos de eficacia y relación coste-beneficio.

Paradójicamente, instituciones académicas regladas, como la Facultad de Medicina de la Universidad de Valladolid o la de Sevilla ofrecen una especialidad médica de Homeopatía, mientras otras en España, como Santiago de Compostela, Granada, Murcia y País Vasco ofrecen estudios sobre Homeopatía, siguiendo la tendencia a integrarla en los estudios universitarios de Medicina, en forma de cursos de posgrado. De la misma manera es común encontrar la promoción de remedios homeopáticos en oficinas de farmacia. Algunos explican esta situación por las oportunidades de ganancia económica que ofrece la medicina alternativa, que empiezan a ser comparables con las de la medicina convencional. La cifra de negocios del sector ha superado los 15.000 millones de dólares en Estados Unidos, y una penetración comparable se observa en países europeos. Hay además fuertes presiones para que los seguros públicos de salud sufraguen también los gastos en terapias de este tipo, motivadas por su creciente popularidad. Favorece esta opción su menor coste monetario, a pesar del precio de los medicamentos homeopáticos, desmesuradamente alto si se compara con sus costes de fabricación y la práctica ausencia de gastos de investigación y desarrollo por las compañías que los producen. Un aspecto positivo es que permiten calmar mediante un producto inocuo la apetencia de recetas por parte de una cierta clase de público, apetencia de la que derivan muy negativos efectos para la salud en forma de efectos secundarios, adicción a fármacos y otros efectos indeseables de la sobremedicación.


Falta de evidencia de su eficacia terapéutica Muchos consideran la homeopatía como un residuo pseudocientífico de la época de la alquimia. Los resultados atribuidos a la homeopatía se pueden explicar por el efecto placebo. Afirman que los remedios homeopáticos han sido científicamente probados (en lo que se llama experimento de doble ciego para controlar el efecto placebo) muchas veces, y en unos pocos de esos estudios se han producido resultados ligeramente positivos. La mayoría de los científicos atribuyen esto a la casualidad, porque los resultados no son apenas medibles, ni los ensayos son reproducibles, y porque hay muchos más experimentos fallidos. Además, la manera en la que se desarrollan estas pruebas indica que una pequeña parte de ellas dan falsos positivos. Por lo general, los resultados están protegidos estadísticamente, pero cuando se hacen muchos experimentos, puede aparecer alguno con resultado positivo por casualidad.


Falta de consistencia lógica: Otra crítica a la homeopatía es su inconsistencia lógica. Esta teoría asume que el agua de algún modo «recuerda» las propiedades químicas de las moléculas que alguna vez estuvieron en contacto con ella. En esta práctica se diluye la solución original hasta el punto de que al final no hay moléculas de la misma, aunque afirman que el agua retiene algunas propiedades químicas de la molécula. Si fuera así, ¿cómo se obtuvo el agua pura que se usa en este proceso? El agua que los propios homeópatas usan estuvo anteriormente en contacto con otros componentes, incluso de residuos químicos, orina, metales radiactivos y venenos varios. De acuerdo con la teoría homeopática, toda el agua del mundo debería «recordar» su contacto con millones de sustancias químicas. En la práctica, dicen los científicos, el agua homeopática no recuerda absolutamente nada, excepto las propiedades de los componentes que los homeópatas dicen que contienen. Es notable que los procesos de la potenciación —dilución y sucusión— reducen unos efectos a la vez que amplifican otros, compensándose el efecto disminuidor de la dilución con el amplificador de la sucusión, y que los efectos que se amplifican y los que se reducen resultan serlo en función de las necesidades del paciente, y no del proceso ejecutado.


Pensamiento mágico: Como las afirmaciones de la homeopatía no han sido probadas científicamente, mucha gente acepta que la homeopatía se debe al pensamiento mágico. Como apunta el doctor Phillips Stevens, «muchos de los sistemas de curación complementarios o alternativos de hoy incluyen creencias mágicas, lo cual pone de manifiesto que el pensamiento basado en los principios de la cosmología y la causalidad son inmemoriales y universales. Estos principios son similares entre todas las culturas humanas, por lo que los científicos cognitivos han sugerido que son innatos en la especie humana, lo cual está siendo reforzado por la investigación científica actual... Algunos de los principios de las creencias mágicas descritos arriba son evidentes en los sistemas de creencias populares actuales. Un ejemplo claro es la homeopatía... El principio fundamental de su fundador, Samuel Hahnemann (1755-1843), similia similibus curantur, es una expresión explícita de un principio mágico». J.G.Frazer clasificó en dos formas la magia simpática, a las que llamó magia homeopática y magia contaminante, basadas respectivamente en la semejanza y el contacto. La primera ha tenido siempre una gran importancia en la medicina popular precientífica, a través de la creencia conocida como teoría de las signaturas, que, pasando por Paracelso, puede considerarse el antecedente del principio hahnemanniano de semejanza. La segunda puede invocarse también para explicar la fe de la homeopatía en que la virtud de la sustancia activa va pasando al agua primero, a través de la dilución y la sucusión, y después a la pastilla de azúcar, permaneciendo la virtud cuando la sustancia ya no existe en el remedio.


Las sucesivas diluciones no dejan más que agua: El diluir sustancias tal como lo hace la homeopatía no debería incrementar o disminuir los efectos que la sustancia en cuestión tiene, sino que de hecho destruye por completo el agente sanador. Robert L. Park, profesor de física y director de la sede de Washington de la American Physical Society, escribió en su libro Voodoo Science: The Road from Foolishness to Fraud


Hahnemann el «inventor» de la homeopatía en los siglos XVIII y XIX] utilizó un proceso de dilución secuencial para preparar sus medicinas. Diluiría un extracto de alguna hierba «natural» o mineral, exactamente una parte de medicina en diez partes de agua, 1:10, agitaría la solución, y volvería a diluir de nuevo en la misma proporción, resultando una dilución total 1:100. Si lo repite una tercera vez, tenemos 1:1.000, etc. Cada dilución añadiría otro cero. Repetiría el proceso muchas veces. Así se consiguen diluciones extremas. El límite de la dilución se alcanza cuando queda aún una sola molécula de la medicina. Más allá de este punto, no queda nada que diluir. En los remedios homeopáticos por ejemplo, una dilución de 30× es un estándar. La notación 30× indica que la sustancia fue diluida en proporción 1:10 y agitada, para después volver a repetir lo mismo hasta 30 veces. La dilución final tendría una parte de medicina por cada 1.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000 partes de agua. Esto estaría lejos del límite de dilución. Para ser precisos, en una dilución de 30× tendrías que beber 29.803 litros de la solución para esperar encontrar sólo una molécula de la medicina. En comparación con muchos preparados homeopáticos, incluso 30× es demasiado concentrado. El Oscillococcinum, un remedio homeopático estándar para la gripe, es un derivado del hígado de pato, pero su uso en homeopatía no amenaza a la población de patos. Su dilución estándar es de 200C. La C significa que el extracto está diluido en proporción 1:100 y agitado en 200 ocasiones. Como resultado tenemos una dilución con una molécula del extracto por cada 10400 moléculas de agua, es decir, un 1 seguido por 400 ceros. Pero sólo hay 1080 (un 1 seguido por 80 ceros) átomos en el universo entero. Una dilución 200C va mucho más allá del límite de dilución de todo el universo visible.
Park afirma que Hahnemann posiblemente no sabía que estaba excediendo el límite de dilución porque no conocía el número de Avogadro, una constante física que hace posible calcular el número de moléculas que hay en una cantidad de masa de sustancia. Park explica el éxito de la homeopatía comparándolo con el uso de remedios realmente dañinos al mismo tiempo: «Los médicos seguían tratando a sus pacientes con sangrías, purgas, y frecuentes dosis de mercurio y otras sustancias tóxicas. Si las panaceas infinitamente diluidas no hacían bien, al menos tampoco hacía mal, permitiendo que las defensas naturales del paciente corrigieran el problema.»

Park además explica cómo los modernos homeopatólogos afirman que no hay realmente ninguna molécula de medicina en sus medicinas, sino que el líquido «recuerda» la sustancia tras el proceso de dilución. No han explicado cómo la sustancia recuerda esto. Los críticos también dicen que el agua espontáneamente se disocia en ácido y álcali (por eso tiene pH 7). La cantidad de ácido de un remedio homeopático, aunque pequeño, es mucho mayor que la cantidad de agente activo.



Premios Ig Nobel 1998 Química: A Jacques Benveniste (premio Ig Nobel de Química en 1991), de Francia, "por su importante descubrimiento en Homeopatía, que indica que el agua no sólo tiene memoria, sino que esta información se puede transmitir a través de la Red Telefónica y de Internet".

La falacia de la satisfacción: Uno de los argumentos más utilizados en favor de la homeopatía considera la satisfacción de los usuarios como índice pragmático acerca de su eficacia. El razonamiento falaz consiste en no tener en cuenta que los no usuarios son precisamente los que han abandonado la homeopatía por ineficaz.

Para evaluar la eficacia de un medicamento es necesario siempre evaluar las curaciones frente a la administración de un placebo usando el método doble ciego. Este método permite determinar si el medicamento consigue un índice de curaciones suficientemente diferente de las curaciones espontáneas o las esperables por causa del azar. La homeopatía no ha conseguido superar las pruebas de doble ciego de forma repetible en ningún caso, como indican la gran cantidad de artículos científicos en revistas de relevancia médica (como The Lancet).


El reto del millón de dólares: El escéptico James Randi ha ofrecido un premio de un millón de dólares a cualquiera que pueda demostrar la existencia de algo sobrenatural o paranormal. El millón de dólares también está disponible para cualquiera que pueda, por cualesquiera medios de su elección, demostrar la diferencia entre el agua normal y cualquier remedio homeopático de su elección.

Recientemente, el programa científico de la BBC Horizon financió una prueba de homeopatía en un intento de ganar el premio. Se probaron dos soluciones (agua «pura» y un tratamiento homeopático) para establecer si producían algún efecto biológico. Ningún efecto no achacable al azar fue producido por la solución homeopática. Así pues, la homeopatía perdió el desafío.


Argumentos de los partidarios de la homeopatía
La visión pragmática [editar]Los partidarios de los tratamientos homeopáticos señalan el hecho de que la mayoría de la gente que buscan tratamientos homeopáticos están satisfechos con los resultados. También dicen que todo tratamiento que haga que el paciente mejore es válido, sin importar si entra en conflicto con el modelo actualmente aceptado de la composición molecular de la materia. La discusión sobre si el efecto placebo está implicado o no en esto se considera un asunto meramente académico.


Reconciliación con la química molecular: Recientes investigaciones indican que en ciertas situaciones cuanto más diluida está una sustancia, sus moléculas tienden a permanecer juntas.Algunos quieren ver en esto una prueba que apoya las terapias homeopáticas. Sin embargo, estos datos no explican por qué las sustancias necesitan ser diluidas, sólo que deberían seguir activas tras esta preparación (aunque no en las concentraciones que requiere la homeopatía). Es más, este fenómeno no tiene conexiones con la homeopatía porque en estos casos no hay un intento de diluir la molécula. La homeopatía pretende diluir las moléculas hasta que no quede ninguna, mientras que estos experimentos siempre presentan cantidades medibles en la solución. Estos experimentos sólo investigaron las diferencias en las propiedades que las moléculas tienen cuando se agrupan en los grandes polímeros, y en menor medida en los pequeños polímeros u oligómeros.

Una investigación, publicada en el 2003, estaría aportando un argumento a favor de la base de esta terapia. Este estudio aseguraría que el agua tiene lo que denominaron «efecto fantasma»; comprobando que sustancias como el cloruro de litio o el cloruro de sodio (sal común) «modifican la estructura de hidrógeno del agua», después de realizarse una dilución intensiva. Con lo cual, estaría apoyando de esta forma el aparente «recuerdo del agua» frente a experiencias químicas recientes.


Estudios controlados y ensayos clínicos Dana Ullman, en su libro de 1995 The Consumer's Guide to Homeopathy, dedica un capítulo completo a las «Evidencias científicas de la medicina homeopática». Por ejemplo, cita un estudio de 1991 en el que figura:

Tres profesores de medicina holandeses, ninguno de ellos homeópatas, realizaron un meta-análisis de 25 años de estudios clínicos con medicinas homeopáticas y publicaron sus resultados en la revista British Medical Journal. Este meta-análisis cubrió 107 ensayos controlados, de los cuales 81 mostraban que las medicinas homeopáticas eran efectivas, 24 determinaron que no tenían efectos, y dos no eran concluyentes. Los profesores concluyeron: «La cantidad de resultados positivos fue una sorpresa para nosotros.»

Un metaanálisis publicado en la revista Lancet sostiene que : The results of our meta-analysis are not compatible with the hypothesis that the clinical effects of homoeopathy are completely due to placebo. However, we found insufficient evidence from these studies that homoeopathy is clearly efficacious for any single clinical condition. Los resultados de nuestro metaanálisis no son compatibles con la hipótesis que los efectos clínicos de la homeopatía sean completamente debidos al efecto placebo. Sin embargo, no encontramos suficiente evidencia de que la homeopatía sea claramente eficaz en alguna condición clínica.


Los críticos de la homeopatía sostienen que estos resultados «positivos» (en el sentido que el término tiene en la estadística clínica) eran mínimos, no reproducibles y pobremente controlados.

Algunos médicos homeópatas achacan la falta de apoyos definitivos por parte de ensayos controlados a la ausencia de un trato médico-paciente adecuado para que el tratamiento sea correcto (un argumento que es común a la religión y a las pseudociencias y que contradice el método científico). Otros médicos homeópatas, sin embargo, creen que la investigación justifica la efectividad de la homeopatía, y Ullman afirma que la investigación clínica no necesita ser invalidada por la necesidad de un remedio a la medida del individuo. Por ejemplo, cita un artículo publicado el 10 de diciembre de 1994 en Lancet («¿Son reproducibles las pruebas en favor de la homeopatía?»), que documenta un ensayo clínico sobre el uso de remedios homeopáticos para el tratamiento del asma. También cita otros ensayos, como uno que estudiaba niños con diarrea, que fue documentado en mayo de 1994 en Pediatrics («Tratamiento de la diarrea infantil aguda con medicina homeopática: un ensayo clínico aleatorio en Nicaragua»). Esta disposición a ofrecer predicciones falsables, sería más característica de la protociencia que de la pseudociencia, si no fuera porque la hipótesis homeopática contradice los principios mejor establecidos de la física, de la química y de la biología sin ofrecer explicaciones alternativas.

De hecho, Ullman defiende que los estudios han confirmado que los remedios homeopáticos son efectivos aunque no haya un tratamiento personalizado por parte del médico. Cita dos estudios, incluyendo uno publicado en marzo de 1989, publicado en British Journal of Clinical Pharmacology, «Evaluación controlada de una preparación homeopática para el tratamiento de síndromes gripales», para defender esta postura. Los llamados «remedios combinados», en los que se mezclan varios preparados homeopáticos, se venden a menudo en los Estados Unidos, y la teoría homeopática tradicional tiende a esta aproximación, aunque Ullman cita ensayos que sugieren lo contrario.

Ullman sostiene, de hecho, que «uno sería prácticamente ciego si ignora el conjunto de datos experimentales que existen sobre las medicinas homeopáticas y niega el conjunto de experimentos de los homeópatas y de sus pacientes. Sólo se puede asumir esta ceguera como una aflicción temporal, que pronto se curará». Los científicos que examinan estos mismos datos niegan que los experimentos fueran controlados apropiadamente. Desde una perspectiva científica, que los datos de observación más favorables que puede ofrecer una teoría para afirmarse se mantengan dentro de los límites de la incertidumbre estadística, como ocurre con la teoría homeopática del medicamento, es uno de los signos que, combinados con otros, indican que se trata de una pseudociencia.

«En 1988, un científico francés que trabajaba en el prestigioso instituto INSERM afirmó haber descubierto que las diluciones altas de sustancias en el agua dejaban una "memoria", proveyendo así una base racional a la ley de los infinitesimales de la homeopatía. Sus hallazgos se publicaron en una revista científica de reconocimiento mundial, pero los resultados eran poco creíbles y el trabajo había sido financiado por un fabricante de medicamentos homeopáticos (Nature, 1988). Las investigaciones posteriores, incluidas las de James Randi, descubrieron que la investigación se había llevado de un modo inapropiado. El escándalo tuvo como resultado la suspensión del científico.»

El debate continúa, siempre en los mismos términos, a falta de pruebas objetivas de eficacia o de hipótesis racionales sobre un posible mecanismo de acción








Hierbas medicianles Terapias alternativas Productos organicos hipnoticos calmantes laxantes cicatrizantes sedantes diureticos te antiglicemia relajantes cuidados de la miel endorfinas polen miel soja fitoestrogenos astrigentes Para la memoria Estimulantes afrodisiacos Energizantes

jueves, 9 de octubre de 2008

Todo sobre Homeopatía



  1. ¿Qué es la homeopatía?
  2. Todo sobre homeopatia
  3. Los similares en homeopatía
  4. Homeopatía para tratar enfermedades agudas y crónicas


Hierbas medicianles Terapias alternativas Productos organicos hipnoticos calmantes laxantes cicatrizantes sedantes diureticos te antiglicemia relajantes cuidados de la miel endorfinas polen miel soja fitoestrogenos astrigentes Para la memoria Estimulantes afrodisiacos Energizantes

miércoles, 8 de octubre de 2008

La Homeopatía y su ayuda para nuestra salud

La homeopatía es un tratamiento médico que emplea sustancias naturales diluidas para estimular las defensas naturales del cuerpo.
Cuando se está sano, las defensas naturales son efectivas y eficientes. Para comprender lo que eso significa, consideremos el siguiente ejemplo: cinco personas diferentes, con niveles distintos de salud, se ven expuestas a la gripe.
Persona «A». Es sana y vital. La infección viral entra al cuerpo a través de la nariz, se adhiere al revestimiento pulmonar y luego intenta penetrar en las células para reproducirse. Al reconocer la infección, el sistema inmunológico lo ataca con rapidez y lo destruye. La persona «A» no se da cuenta de nada (curación silenciosa).
Persona «B». Es bastante sana, pero a veces contrae gripe y otras enfermedades. El virus de la gripe penetra en el cuerpo, se adhiere al revestimiento pulmonar, entra en las células y luego empieza a reproducirse. Al reconocerlo, el sistema inmunológico de «B» organiza una defensa, pero no tan efectiva como la de «A». El virus se puede reproducir y «B» tiene que esforzarse más. Por ello, la energía que necesita para defenderse es mayor que en el caso de «A». Aparece la fiebre, la fatiga y los dolores musculares. Al cabo de un par de días remiten los síntomas y «B» se siente bien pocos días más tarde.
Persona «C». No es tan sana como «A» o «B». La fiebre tiene que ser más elevada para que el cuerpo pueda luchar y la batalla dura más tiempo. El nivel de fatiga es mayor. Finalmente, después de varios días, baja la fiebre y se necesita otra semana para recuperarse y tal vez algunas semanas para volver a sentir normal.
Persona «D». Está todavía menos sana. Simplemente, su sistema no tiene vitalidad (energía) suficiente para organizar una defensa efectiva. Aparece una fiebre baja, pero dura varias semanas. «D» se siente bastante mal y no puede superarlo del todo.
Persona «E». Tiene mala salud. Incapaz de organizar ninguna clase de defensa efectiva, se suceden la neumonía y la muerte en un período de tiempo relativamente breve.
El objeto de la medicina homeopática en los casos anteriores no es el de matar el virus de la gripe con el medicamento administrado, sino más bien conseguir que las propias defensas del enfermo sean más efectivas con un volumen de esfuerzo más bajo. Esa intensificación del esfuerzo defensivo tiene como resultado la muerte del virus y la recuperación del enfermo.
En el caso de «A» la vitalidad es tan grande y éste se defiende con tan poco esfuerzo que ni siquiera nota los síntomas. «B» necesita una defensa más vigorosa y sufre algo más de incomodidad. En homeopatía, todo lo que percibe el enfermo se consideran síntomas. La fiebre, el dolor muscular, la tos, el esputo, los dolores de cabeza, etc., son el resultado del esfuerzo defensivo del cuerpo. Puesto que el objetivo de la homeopatía es hacer más efectivo el sistema defensivo, se administra un medicamento que sea capaz de causar los mismos síntomas si lo tomara una persona sana. Veamos el siguiente ejemplo.
Intensificar las defensas naturales del cuerpo
Una abeja pica en el brazo a una persona moderadamente alérgica a las picaduras de abeja. El resultado es una gran zona hinchada y enrojecida, con ardor y dolor lacerante, que mejora con la aplicación de una compresa de hielo. Éstos son los síntomas causados por el veneno de la abeja.
La persona «C» del ataque de gripe desarrolla inflamación de garganta. El dolor es ardiente y lacerante y «C» se da cuenta de que las bebidas frías y sobre todo las heladas, le alivian el dolor. Al examinarla, el homeópata observa que la garganta está muy enrojecida y que hay una considerable hinchazón. Es como si los síntomas de «C» los hubiera causado una picadura de abeja en la garganta, aunque en realidad son los resultados de la defensa de «C» contra la gripe. Se le administra Apis mellifica (un remedio homeopático preparado a partir de la abeja de la miel) y al cabo de poco tiempo disminuyen la inflamación y la hinchazón de la garganta de «C», que se siente mucho mejor.
En este ejemplo, el homeópata comprueba que el cuerpo trata de defenderse y supone que esa defensa es el mejor recurso al que se puede acceder por el momento. No es, sin embargo, efectiva al cien por cien. En lugar de sustituirla por otro esfuerzo defensivo, el homeópata respeta la sabiduría del cuerpo y trata de intensificar la efectividad de la defensa natural. Si usted se esfuerza por escalar una montaña, un empuje continuado desde atrás le ayudará mucho más que un empuje continuado desde cualesquiera, o ambos, costados. Si el cuerpo organiza un estado febril para combatir una enfermedad, la aspirina u otros medicamentos antiinflamatorios que bloquean la capacidad del cuerpo para producir fiebre podrían por lógica, minar la defensa, en lugar de apoyarla










Hierbas medicianles Terapias alternativas Productos organicos hipnoticos calmantes laxantes cicatrizantes sedantes diureticos te antiglicemia relajantes cuidados de la miel endorfinas polen miel soja fitoestrogenos astrigentes Para la memoria Estimulantes afrodisiacos Energizantes

martes, 7 de octubre de 2008

Floreas de Bach para la soledad


VIOLETA DE AGUA
Para quienes, en la salud o en la enfermedad, les gusta estar solos. Gente muy callada, que se desplazan sin hacer ruido, hablan poco y con voz suave. Muy independientes, capaces y seguros de sí. No suelen influirles las opiniones de los demás. Son reservados, dejan a la gente sola y siguen su propio camino. Con frecuencia inteligentes y con talento. Su paz y serenidad es una bendición para quienes les rodean.

Impaciencia
Para los que son de pensamiento rápido y veloces en la acción y que quieren que todo se haga sin vacilación ni retrasos. Cuando se encuentran enfermos, están deseando curarse rápidamente.
Les resulta muy difícil tener paciencia con las personas lentas, pues les parece un error y una pérdida de tiempo, y se esforzarán por hacer que esas personas sean más rápidas en todos los aspectos.
Suelen preferir trabajar y pensar solos, para poder hacer las cosas a su ritmo.

BREZO
Para quienes están constantemente buscando la compañía de cualquiera, pues les resulta necesario discutir sus asuntos con los demás, quienesquiera que sean. Son muy desgraciados si tienen que estar por un tiempo.


Hierbas medicianles Terapias alternativas Productos organicos hipnoticos calmantes laxantes cicatrizantes sedantes diureticos te antiglicemia relajantes cuidados de la miel endorfinas polen miel soja fitoestrogenos astrigentes Para la memoria Estimulantes afrodisiacos Energizantes

viernes, 3 de octubre de 2008

Flores de Bach para la falta de interés por las actuales circunstancias


CLEMÁTIDE

Para los soñolientos, adormilados, nunca totalmente despiertos, sin gran interés por la vida. Gente callada, no muy feliz en sus actuales circunstancias, que vive más en el futuro que en el presente; viviendo de esperanzas de tiempos mejores en los que se hagan realidad sus ideales. En la enfermedad, algunos se esfuerzan poco o nada por ponerse bien, y en algunos casos incluso desean la muerte, en espera de tiempos mejores, o de encontrar a un ser querido al que habían perdido.

MADRESELVA

"Para los que viven demasiado en el pasado -añorando quizás épocas de gran felicidad- recordando a un amigo perdido o ciertas ambiciones que no llegaron a concretarse. No esperan que ninguna felicidad futura pueda parecerse a aquella que tuvieron".












Hierbas medicianles Terapias alternativas Productos organicos hipnoticos calmantes laxantes cicatrizantes sedantes diureticos te antiglicemia relajantes cuidados de la miel endorfinas polen miel soja fitoestrogenos astrigentes Para la memoria Estimulantes afrodisiacos Energizantes